Artículos

Preparación de Campos de Caña de Azúcar para Cosecha Mecanizada

Juan Fernández de Ullivarri* y Eduardo R. Romero**

*Ing. Agr., jullivarri@eeaoc.org.ar – ullivarrij@gmail.com Estación Experimental Agroindustrial Obispo Colombres. **Dr. Ing. Agr. William Cross 3150 – Las Talitas – Tucumán – Argentina.

Introducción

La cosecha mecanizada de la caña de azúcar es una tecnología fundamental para el manejo sustentable del cultivo, debido a su asociación con la cosecha de caña en verde, la eliminación de la quema y el aprovechamiento agrícola y energético del residuo agrícola de cosecha (RAC).

No obstante, como toda tecnología, tiene una serie de desventajas cuyos efectos, por desconocimiento y/o descuido, pueden maximizarse. Entre éstas se destacan el mayor contenido de materia extraña transportada a fábrica y la mayor cantidad de pérdidas de materia prima, con respecto a la cosecha manual o semi-mecanizada.

Estas desventajas tienen, en gran medida, su origen en el propio sistema de cosecha, aunque, gran parte de las pérdidas ocasionadas por la cosecha mecanizada son debidas a una inadecuada preparación del campo y no necesariamente a la cosechadora o a la configuración de la misma.

En este artículo se destacan algunos de los aspectos más importantes que es necesario tener en cuenta a la hora de adaptar un campo para la cosecha mecanizada, con el fin de minimizar las pérdidas de materia prima y lograr una mayor eficiencia de esta labor.

Preparación del campo para cosecha mecanizada

Para un uso eficiente de la cosechadora mecanizada, al momento de pasar de un sistema manual a uno mecanizado, es necesario tener en cuenta una serie de prácticas, entre ellas, la nivelación del campo. En campos nivelados es posible tener plantaciones homogéneas y uniformes que facilitan la tarea de despuntado, permitiendo que el maquinista se concentre en otras operaciones de cosecha. Por otra parte, un campo bien nivelado facilita la aplicación de riego y el drenaje de los excesos de agua.

Es importante, igualmente, eliminar todo obstáculo que impida el normal avance de la máquina cosechadora, entre ellos, cortinas de árboles, canales y construcciones abandonadas.

Diseño de campo y distancia entre surcos

La cosechadora mecánica de caña de azúcar está diseñada para trabajar en distancias entre 1.60 y 1.80 m entre surcos. En distancias menores, es posible que se produzca compactación de los surcos por las llantas del equipo, lo cual es notable con variedades de porte semierecto o en casos de acame de las plantas. Cuando los surcos no son equidistantes en toda su longitud, la cosechadora ocasiona grandes pérdidas de caña por aplastamiento (Figura 1), lo que es frecuente en surcos con distanciamiento menor que 1.6 m y en suelos que no fueron adecuadamente preparados.

Conformación de surcos

La conformación del surco es un aspecto importante a la hora de preparar el campo para la cosecha mecanizada de caña de azúcar. En la Figura 2 se observa una configuración ideal para un surco simple, donde la superficie de éste debe ser plana y estar localizado entre 8 y 15 cm sobre el entresurco.

No obstante, en la práctica se presentan conformaciones irregulares causadas por tapado, aporques u otro tipo de prácticas de cultivo deficiente que producen desviaciones del surco ideal (Figura 3), las cuales además de producir pérdidas por las dificultades durante la cosecha también incrementan el contenido de materia extraña mineral que se lleva a fábrica.

Longitud de surco

La longitud de surco está determinada por la forma y topografía del campo. Para evitar que un equipo cargado en medio de un surco deba avanzar hasta el final del mismo para poder salir, se recomienda construir callejones de ‘escape’ a distancias iguales, que deben estar relacionadas con la producción y la distancia media con que se llenan los vagones. Estos callejones deberían tener un ancho entre 4 y 6 m (Figura 4)

Cabeceras y zonas de trasbordo

Las cabeceras deben ser lo suficientemente amplias para permitir el giro de la cosechadora en pocas maniobras, lo que aumenta la eficiencia de cosecha, la reducción en el consumo de combustible y la seguridad en la operación de cargue. Una cabecera amplia también minimiza el pisoteo de los surcos y por tanto aumenta la sostenibilidad del cultivo.

Si la cosecha se realiza con carros autovolteo, es importante tener en cuenta en el diseño de campo un sitio donde sea posible hacer el trasbordo de la caña del autovolteo al camión transportador. Esta zona de trasbordo deberá tener al menos 12 m de ancho para permitir la maniobra del equipo.

Consideraciones finales

La adaptación de los lotes es una labor necesaria para lograr una cosecha eficiente en el cultivo de caña de azúcar, que debe ser realizada por etapas revisando las prioridades y necesidades de renovación hasta cumplir los objetivos planteados.

Los cambios permitirán evaluar y comparar la eficiencia de la cosecha al comienzo y al final de la mecanización, utilizando parámetros como consumo de combustible por tonelada de caña cosechada y horas de trabajo en cosecha.

La mecanización, por otra parte, permite la cosecha en verde con lo cual se genera un volumen considerable de residuos que pueden ser utilizados como enmiendas en el suelo o para la nutrición animal.

Bibliografía

E. R. Romero; J. Scandaliaris; P. Digonzelli; M. J. Tonatto; J. Fernández de Ullivarri; J. A. Giardina; L. G. P. Alonso; S. D. Casen y M. F. Leggio Neme. 2009. Cosecha de caña de azúcar. En Manual del Cañero. Ed. Romero, E.R. Digonzelli, P.A. y Scandaliaris, J. ISBN 978-987-21283-6-4. 2009.

Harvesting Best Practice Manual. 2014. Technical publication MN14001. Sugar Research Australia. ISBN 978-0-949678-32-4.

Sant, Carlos. 1992. Hacia una mayor eficiencia de las máquinas integrales. Miscelánea Nº95 Bases para la reducción de costos en la cosecha y el transporte de la caña de azúcar. Estación Experimental Agroindustrial Obispo Colombres – Tucumán, Argentina. 49-57.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Afíliate a nuestro boletín